Buscar
  • Consejo COLEF

"Sobre lo que nunca debe quedar ninguna duda es que nosotros planificamos y programamos, siendo


RECETA DEPORTIVA: ENTREVISTA A CARLOTA DÍEZ RICO

(haz clic aquí para cumplimentar el formulario correspondiente)


Carlota Díez Rico (col. 52.838 de COPLEF Madrid) es la Coordinadora Intercolegial del Consejo COLEF. Doctora en Investigación en Salud Intra y Extra Hospitalaria. Actualmente coordina el Comité ejecutivo de “Educación físico deportiva en el ámbito sociosanitario”. Firme defensora del papel de los educadores físico deportivos.


¿Qué significa la receta deportiva para usted?


La receta deportiva es un servicio a la comunidad que interrelaciona las prestaciones que llevan ofreciendo desde hace décadas los educadores físico deportivos con la necesidad médica, ante las evidencias científicas, de recetar ejercicio físico como parte de la prevención y tratamiento de patologías.


No es algo nuevo, pero sí lo son varios aspectos fundamentales de la receta deportiva:

  • La formación de los profesionales sanitarios para establecer procesos seguros de receta deportiva para los pacientes.

  • El trabajo multidisciplinar como base, a imagen y semejanza del ámbito del rendimiento deportivo, donde el médico de la educación física y del deporte también juega un papel fundamental.

  • La cohesión de los Servicios Sociales, Sanitarios y Deportivos para crear modelos prácticos y eficientes, poniendo de relieve la interrelación profesional y la costo-efectividad de los programas.


¿Los educadores físico deportivos están preparados para prestar servicios de ejercicio físico orientado a la salud?


Para contestar a esta pregunta nos tenemos que remontar a principios del siglo XX, donde la profesión ya tenía un claro marcado carácter de orientación a la salud. Al igual que hoy en día distinguimos varias actividades profesionales, entonces hablaban de las diferentes orientaciones de la Educación Física (Pastor Pradillo, 1997):

  • La Educación Física como poseedora “de contenidos suficientes en sí misma como para aspirar a unas técnicas y a unos objetivos propios”.

  • “Las dimensiones físicas, intelectuales y morales como, consecuencia de la acción educativa de los ejercicios físicos”.

  • La Educación Física identificada con la higiene físico-corporal, entendida desde el punto de vista de la salud.


Años más tarde, en 1948, se fundó como sociedad civil el Colegio, al que se adscribían los profesionales que ejercían la profesión, y que habían obtenido el título oficial de Educación Física o bien en la Escuela Central de Toledo, o bien en la Facultad de Medicina de Madrid. Los primeros habían realizado la carrera militar, los segundos Medicina.

De hecho, en la Ley de Bases de la Sanidad Nacional de 1944 se indicaba claramente que “corresponde al Estado, a través de sus organismos competentes, vigilar y comprobar que toda persona que haya de ejercer la enseñanza de la educación física y deportiva posea los conocimientos sanitarios suficientes y esté en posesión del título que lo acredite”.


Las negociaciones del Colegio y sus profesionales desembocaron en que los estudios oficiales de Educación Física se desarrollasen, a partir de los años 60, en el Instituto Nacional de Educación Física, unificando títulos, pero manteniendo la esencia de quienes lo proyectaron, con una clara pluriactividad profesional.


Esta amplia introducción indica que, los educadores físico deportivos, siempre han ejercido sus funciones también en el ámbito de la salud. Además, en su formación también siempre se ha hecho hincapié en este aspecto, que en las últimas décadas se reflejaba en varias asignaturas de la titulación universitaria en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CCAFYDE), cuyo máximo exponente ha sido “Actividad Física y Salud”, con una rama, itinerario o mención de especialización en este área.


De hecho, en el aspecto formativo, actualmente son 14 los grados en CCAFYDE que se adscriben al área de Ciencias de la Salud. Esto no debe ser entendido como que los estudios tienen únicamente una orientación, pues la dualidad social y sanitaria de la carrera es necesaria para que el ejercicio profesional en cualquiera de las actividades cumpla con lo que a mí parecer diferencia a los educadores físico deportivos: salud, pedagogía y ciencia.


En el Libro Blanco del grado en CCAFYDE ya se ponían de manifiesto las competencias que otorgaban estos estudios en el área de actividad física y salud. La reciente publicación de los objetivos, competencias y áreas de aprendizaje del grado en el BOE lo deja aún más claro:

  • Prevención, adaptación y mejora del rendimiento físico-deportivo y de la salud mediante la condición física y el ejercicio físico.

  • Promoción de hábitos saludables y autónomos mediante actividad física y deporte.


Ahora bien, aunque en el grado en CCAFYDE se incluyan áreas de competencia relacionadas directamente con la prestación de servicios de ejercicio físico orientado a la salud, considero que la pluriactividad a la que lleva el título universitario obliga a una especialización de posgrado.


Al igual que sucede en otras profesiones, como por ejemplo en psicología, debería establecerse un máster universitario habilitante que diera acceso a una especialidad de carácter sanitario.


La prescripción de ejercicio es un término polémico por sus connotaciones competenciales. ¿Qué significado tiene para usted y cómo cree que debería articularse?


Cada vez que se habla de prescripción de ejercicio físico, según de donde nazca la noticia, a qué colectivo se le asignen las competencias, y qué profesionales reciban la información, se crea una gran polémica.


En 2014 se generó un conflicto entorno a este término, dado que lo que entendemos los educadores físico deportivos por prescripción, parece ser que no es lo mismo que están entendiendo los profesionales sanitarios, y en concreto los médicos.


Mientras que nosotros pensamos que la prescripción de ejercicio físico debe conllevar la dosis (FITT: frecuencia, intensidad, tiempo y tipo), al igual que la farmacológica, los políticos y los sanitarios en muchos casos lo están entendiendo como un consejo y/o derivación.


Por eso, las normativas que se desarrollen sobre “receta deportiva” deberían exponer claramente qué se entiende por prescripción de ejercicio físico y qué profesional la lleva a cabo.


Sobre lo que nunca debe quedar ninguna duda es que nosotros planificamos y programamos, siendo, al fin y al cabo, los responsables de establecer esa dosis, dado que hemos sido formados para ello.


Desde el Consejo COLEF se está llevando a cabo la recogida de información sobre prácticas profesionales de ejercicio físico orientado a la salud. ¿Qué importancia tiene esta acción para la profesión?


Éste será el primer estudio que recogerá las prácticas profesionales que se están llevando a cabo en ejercicio físico orientado a la salud. Aunque los educadores físico deportivos llevemos muchas décadas dedicándonos a este ámbito, ahora más que nunca necesitamos que la sociedad conozcan dónde estamos y qué hacemos.


En este momento esta investigación se presenta como una necesidad, dado que se ha generado una corriente en la que profesionales que nunca se han dedicado al ejercicio físico, y jamás han tenido formación básica sobre ello, quieren usurpar nuestras competencias.


Además, esta recopilación de programas de receta deportiva será analizada desde una perspectiva científica que dé como resultado una guía de buenas prácticas para que los profesionales responsables puedan implementar las necesidades que se indiquen para prestar los servicios de la manera más adecuada.


RECETA DEPORTIVA: