Buscar
  • Consejo COLEF

Por qué desde Fundación MAPFRE se implican en la formación docente en RCP

Actualizado: 1 abr



ANTONIO GUZMÁN, DIRECTOR DEL ÁREA DE PROMOCIÓN DE LA SALUD DE FUNDACIÓN MAPFRE, NOS HABLA ACERCA DEL PROYECTO EDUCATIVO GRATUITO ‘APRENDIENDO JUNTOS A SALVAR VIDAS’ Y LA IMPORTANCIA DE LA FORMACIÓN ANTE EMERGENCIAS SANITARIAS, RCP Y HEIMLICH


«La novedad de este programa es que tiene como objetivo que el personal docente adquiera las habilidades y los conocimientos necesarios para saber actuar ante una situación de parada cardiorrespiratoria y les facilita herramientas para que puedan transmitírselo posteriormente a su alumnado, a través de metodologías participativas y lúdicas como es la gamificación, ayudándoles en ese proceso de aprendizaje. De esta manera, la formación adquiere un efecto multiplicador». Antonio Guzmán Córdoba, Director del área de Promoción de la Salud de Fundación MAPFRE. Conoce más acerca del programa en la entrevista.

Desde es la Fundación MAPFRE existe un compromiso con la salud en la sociedad, razón por la cual se están desarrollando diferentes proyectos para ponerla en la primera línea de prioridades. Entre las diferentes estrategias que se llevan a cabo existen programas educativos para fomentar la concienciación de las y los más jóvenes para que mejoren la calidad de vida actual y futura.

En este compromiso sobre la formación en edades tempranas aparece la necesidad de concienciación ante las emergencias. El programa ‘Aprendiendo juntos a salvar vidas’, elaborado junto con el Consejo Español de Reanimación Cardiopulmonar (CERCP), y con la colaboración el Consejo COLEF, tiene como objetivo una sociedad más cardioprotegida mediante la formación del personal docente en la Reanimación Cardiopulmonar, para que éste, a su vez, aporte su conocimiento al alumnado, logrando así un efecto multiplicador.

Antonio Guzmán Córdoba, Director del área de Promoción de la Salud de Fundación MAPFRE, nos habla acerca de qué compromisos adquiere la Fundación con este programa educativo, qué aporta de novedoso, así como la evolución que está siguiendo en el ámbito estatal.

 

P: ¿Qué compromiso adquiere Fundación MAPFRE con el impulso de este programa educativo?

R: En España las posibilidades de sobrevivir ante una parada cardiaca no superan el 10%, mientras que en países como Suecia o Noruega este porcentaje se eleva por encima del 25%. Esta diferencia se debe, fundamentalmente, a que en ellos existe un mayor porcentaje de la población formada para actuar ante estas situaciones, debido a que estos contenidos se imparten en los centros educativos.

Está demostrado que formar a edades tempranas es la mejor manera de gestar una sociedad sensibilizada y preparada para afrontar una situación con parada respiratoria.

Por eso, en Fundación MAPFRE llevamos años comprometidos con la formación y divulgación de las maniobras de actuación ante emergencias sanitarias, RCP y Heimlich entre la población, pero nos falta dar el paso para acercar este contenido a los colegios. Ese es el compromiso que hemos adquirido con este programa educativo desarrollado en colaboración con el Consejo Español de Reanimación Cardiopulmonar y el Consejo COLEF.

P: Quien más y quien menos ha realizado algún curso de primeros auxilios, pero no todo el mundo tiene la percepción de sentirse capacitado para actuar ante una situación de emergencia. ¿Qué crees que se puede mejorar en este tipo de formaciones para que los participantes mejoren sus competencias ante este tipo de situaciones? ¿Qué ofrece como novedoso este programa?

R: Este tipo de formación, al igual que otras materias, se necesita recordarlas y practicarlas periódicamente. Si solamente hemos hecho un único curso de primeros auxilios hace años es muy probable que cuando tengamos que poner en práctica lo aprendido no nos sintamos seguros. Estoy convencido de que la fórmula para que esto no ocurra, es que la población practique reiteradamente estas maniobras, y los centros educativos son un lugar idóneo para ello.


La novedad de este programa es que tiene como objetivo que los docentes adquieran las habilidades y los conocimientos necesarios para saber actuar ante una situación de parada cardiorrespiratoria y les facilita herramientas para que puedan transmitírselo posteriormente a su alumnado, a través de metodologías participativas y lúdicas, como es la gamificación, ayudándoles en ese proceso de aprendizaje. De esta manera, la formación adquiere un efecto multiplicador.


P. El personal docente de Educación Física juega un papel fundamental en la formación del alumnado en primeros auxilios y emergencias. ¿Qué aporta la inclusión de la actuación ante emergencias dentro del sistema educativo, teniendo en cuenta las características psicoevolutivas de los niños y niñas propias de su edad? ¿Cómo se puede preparar al alumnado para actuar ante una situación de este calado?


R: Teniendo en cuenta las características psicoevolutivas de los niños y niñas, el programa ‘Aprendiendo Juntos a Salvar Vidas’ ha sido diseñado para poder trabajarlo con los estudiantes a partir de los 10 años hasta los 17, ya que es en estas edades, cuando los adolescentes empiezan a desarrollar un pensamiento crítico y hacen razonamientos más complejos, lo que cual les permite entender la importancia de saber actuar ante una situación de emergencia sanitaria, y además, empiezan a poder asimilar y adquirir los conocimientos necesarios para poder actuar correctamente. De este modo, la inclusión del aprendizaje en materia de RCP y atragantamientos es esencial en la etapa de Educación Primaria y Secundaria si queremos formar una sociedad cardioprotegida.


Por otro lado, para preparar al alumnado para que sepa afrontar una situación de emergencia, primero se debe trabajar con él a través de un aprendizaje significativo y vivencial, para que tome conciencia de la importancia de actuar rápidamente y no se bloquee ante esta situación e interiorice correctamente los pasos a seguir. En este programa para conseguirlo, hemos propuesto diferentes sesiones prácticas basadas en el juego y en la participación activa, para que se empoderen y puedan llevar a la práctica lo aprendido.


P. Aunque todos los factores que inciden en una emergencia son importantes, ¿cuál destacarías entre todos ellos? ¿Qué puede llegar a ser más importante: la gestión emocional de la situación o saber cómo actuar?


R: Lo más importante es que debemos ser conscientes que, ante una situación de parada, si no actuamos de forma rápida la persona morirá. Por eso, con la formación en RCP, no sólo podremos saber cómo actuar ante una emergencia sanitaria, sino que nos ayudará a actuar de manera inmediata en lugar de quedarnos bloqueados.


En esa situación la gestión emocional es fundamental; es importante que recordemos que no estamos solos, sino que formamos parte de una cadena de la que somos el primer eslabón. Por ello, después de pedir ayuda, que es lo primero que debemos hacer, hay que intentar poner en práctica lo aprendido hasta la llegada de los servicios de emergencia.


P. El proyecto piloto del programa ‘Aprendiendo juntos a salvar vidas’ ha tenido lugar en Extremadura y Baleares, ¿tienen intención de extenderlo por el resto de las comunidades autónomas?


R: Acabamos de terminar otro piloto del programa en la Comunidad de Madrid y en estos momentos está en marcha otro en la Región de Murcia. Además, hemos firmado un convenio de colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos para que este programa forme parte del itinerario de formación recomendado para el profesor novel y el profesorado docente e investigación.


Estamos muy ilusionados con la gran aceptación que está teniendo el programa cuando lo presentamos a las consejerías de Educación y Sanidad de las comunidades autónomas y, sobre todo, por la excelente opinión que los docentes tienen del mismo, que es lo que realmente más nos llena de satisfacción.


 
Si todavía no te has colegiado, puedes hacerlo de forma fácil y sencilla a través de la

Plataforma COLEF.

Es tu responsabilidad, es tu compromiso con la profesión.
131 visualizaciones0 comentarios