Buscar
  • Consejo COLEF

Día del Orgullo LGTBI+ 2022: por una perspectiva interseccional desde el sector deportivo



DÍA INTERNACIONAL DEL ORGULLO LGTBI+ 2022: POR UNA PERSPECTIVA INTERSECCIONAL DESDE EL SECTOR DEPORTIVO

Todavía hay discursos que fomentan la discriminación hacia las personas LGTBI+, e incluso han aumentado las agresiones por el simple hecho de ser o “parecer” gay o trans. A esto no es ajeno el sector de la educación física, la actividad física y el deporte. Las y los profesionales del sector tenemos la responsabilidad de proporcionar entornos seguros que fomenten la adherencia a la práctica físico-deportiva. Por eso, este año queremos acercar la perspectiva interseccional, imprescindible para planificar programas deportivos libres de cualquier tipo de discriminación, o para atender a las necesidades de alumnado y deportistas según las concretas desigualdades que les afecten.

Si «todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación física, la actividad física y el deporte sin discriminación alguna» (UNESCO, 2015), es necesario que repensemos si las y los profesionales del sector estamos proporcionando entornos seguros que realmente inviten a la práctica físico-deportiva.


En concreto hoy, con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBI+, ponemos el acento en la discriminación en la educación física, la actividad física y el deporte a lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales. El 28 de junio se reivindica la vulneración a los derechos que de forma reiterada sufren estos colectivos en diferentes partes del mundo, incluído España. Esta fecha conmemora los disturbios de Stonewall del 28 de junio de 1969, donde en el Greenwich Village de Nueva York personas de los colectivos LGTBI+ se rebelaron contra la opresión y la criminalización a la que eran sometidas por el simple hecho de ser y existir.


Pero, no nos tenemos que ir tan lejos para encontrar una fecha clave en la que conmemorar que unas personas valientes alzaron sus voces: la noche del 24 de junio de 1971 en el Pasaje de Begoña de Torremolinos sucedió algo parecido a lo que había pasado dos años antes en Stonewall. Medio siglo ha transcurrido desde aquello, y España es uno de los países que más ha avanzado en materia de eliminación de las barreras que impiden que las personas de los colectivos LGTBI+ puedan disfrutar de los mismos derechos que el resto de la ciudadanía. Sin embargo, los derechos conquistados deben seguir defendiéndose, como nos recuerda la situación social actual, en la que todavía hay discursos que fomentan la discriminación hacia las personas LGTBI+, e incluso han aumentado las agresiones por el simple hecho de ser o “parecer” gay o trans. A esto no es ajeno el sector de la educación física, la actividad física y el deporte.


En primer lugar, la adherencia a la práctica físico-deportiva depende de que las experiencias en ésta hayan sido favorables. Por eso, es importante que en las actividades físico-deportivas se suprima cualquier referencia discriminatoria que pueda hacer que la infancia y la adolescencia LGTBI+ perciba que ese lugar no es cómodo o seguro. Esto depende tanto del desempeño directo de las y los profesionales del deporte, como de la erradicación de conductas de LGTBIfobia en el alumnado o deportistas, así como del entorno, a través de la educación en valores. Las “HERRAMIENTAS PARA UN SECTOR DEPORTIVO INCLUSIVO CON LOS COLECTIVOS LGTBI+” pueden servir de gran ayuda para tal fin.



Por otra parte, en el ámbito deportivo de competición se ha generado un intenso debate sobre la participación de personas trans, y en concreto de mujeres trans. Pues bien, ante este debate, que a su vez hace reflexionar sobre el sistema binario de competición, no deben perderse de vista los derechos humanos que son inherentes a todas las personas, y que parten del presupuesto de la dignidad humana, intrínseca a nuestra propia existencia. En cualquier caso, las y los profesionales del deporte deben tener en cuenta que las personas trans «están atrapadas en una espiral de exclusión y marginación», como indica Naciones Unidas, cuestión que no debe ser ajena a cómo se interviene, se dirige, se planifica y/o se regula la educación física, la actividad física y el deporte.


En el caso concreto de las educadoras y educadores físico deportivos, tienen la obligación de cumplir con el Código Deontológico de la profesión, en el que su artículo 17, sobre el respeto a la dignidad y el principio de no discriminación, dice lo siguiente:


«1. El/la Educador/a Físico Deportivo/a está obligado/a a promover las condiciones que favorezcan la igualdad efectiva de trato y oportunidades, independientemente de la identidad de género, orientación sexual, edad, capacidad funcional, cultura, etnia o religión de la persona consumidora y/o usuaria, alumnado, deportista o de otros/as profesionales, en la práctica de la profesión y en el entorno laboral, evitando todo acto de discriminación de cualquier naturaleza.


2. El/la Educador/a Físico Deportivo/a evitará el uso de métodos y técnicas que atenten contra la dignidad de las personas consumidoras y/o usuarias, alumnado y/o deportistas, así como el uso de nociones y términos que fácilmente puedan generar etiquetas devaluadoras y discriminatorias».

Por último, este año no queremos dejar pasar la oportunidad de hablar de la necesidad de abordar las discriminaciones con perspectiva interseccional, reconociendo las diversas capas de las identidades, los privilegios y las desventajas que multiplican las opresiones, las injusticias y las discriminaciones. Los ejes más comunes de desigualdad en el contexto europeo son:

  • Clase social.

  • Diversidad funcional / discapacidad.

  • Edad / ciclos de vida.

  • Orientación sexual e identidad de género;.

  • Origen / migración.

  • Racialización.

  • Religión / creencias.

  • Sexo / género.

  • y otros, dependiendo del contexto.

Las políticas deportivas también pueden incorporar la interseccionalidad, como se indica en la Guía del proyecto “Igualdades Conectadas”, de la que se puede extraer información de gran interés para planificar programas deportivos o para atender a las necesidades de alumnado y deportistas.


 

Cuantas más personas estemos colegiadas, más se escucharán nuestras voces.

Es tu responsabilidad, es tu compromiso con la profesión.

Si todavía no te has colegiado, puedes hacerlo de forma fácil y sencilla a través de la

Plataforma COLEF.

124 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo