Buscar
  • Consejo COLEF

La hipoxia intermitente como herramienta para mejorar la salud de los mayores



LA HIPOXIA INTERMITENTE COMO HERRAMIENTA PARA MEJORAR LA SALUD DE LOS MAYORES


La hipoxia moderada intermitente podría ser una herramienta terapéutica útil para tratar los problemas asociados con el envejecimiento, como el aumento de la grasa corporal, la pérdida de masa ósea o la inflamación de bajo grado, según un estudio del GAEDAF de la Universidad de Extremadura.

Por el Grupo de Investigación Avances en Entrenamiento Deportivo/Acondicionamiento Físico (GAEDAF) de la Universidad de Extremadura.

La hipoxia normobárica se consigue al respirar aire con una presión parcial de oxígeno por debajo de lo normal (20,9%), lo que produce alteraciones en el normal funcionamiento del cuerpo. Cuando los niveles de oxígeno son adecuados para llevar a cabo los procesos celulares normales se dice que el cuerpo está en un estado de normoxia. Por su parte, la hipoxia intermitente (HI) se podría definir como exposiciones alternas cortas a hipoxia y normoxia.


El envejecimiento es un proceso degenerativo que da lugar a progresivas alteraciones metabólicas, pérdidas de masa ósea, fuerza y masa muscular, así como a un estado de inflamación crónica. Para prevenir este deterioro, se han puesto en marcha programas de ejercicio físico específico para personas mayores que proporciona grandes beneficios en su salud.


Desde el Grupo de Investigación de Avances en Entrenamiento Deportivo y Acondicionamiento Físico (GAEDAF) de la Universidad de Extremadura, coordinado por el catedrático D. Rafael Timón Andrada (EFD 53.895), se ha desarrollado un proyecto de investigación cuyo objetivo fue valorar los efectos beneficiosos que pudiera tener la hipoxia intermitente moderada (a una altura simulada de 2500mt de altura) sobre la salud ósea y cardiovascular de personas mayores de 65 años. Para ello los participantes fueron sometidos a una intervención de 24 semanas durante 3 sesiones por semana de 45 minutos de duración.


Los resultados obtenidos han podido corroborar, como afirma el profesor Timón, «que la exposición a hipoxia intermitente moderada produce un descenso de la masa grasa y de las concentraciones de proteína C reactiva (PCR), biomarcador que indica la respuesta inflamatoria del organismo, así como una mejora de los biomarcadores sanguíneos de remodelado óseo».


Esta investigación se ha podido realizar dentro de un proyecto del plan regional de investigación financiado por la Junta de Extremadura (IB18010).



Accede al artículo original para conocer este estudio con detalle:

Timon, R., González-Custodio, A., Vasquez-Bonilla, A., Olcina, G., y Leal, A. (2022). Intermittent Hypoxia as a Therapeutic Tool to Improve Health Parameters in Older Adults. International journal of environmental research and public health, 19(9), 5339.

https://doi.org/10.3390/ijerph19095339


 

Esta nota divulgativa se ha publicado bajo la iniciativa del Consejo COLEF ‘deporCIENCIA’, para dar difusión al trabajo investigador de la colegiación.

Si eres colegiada o colegiado y tú también investigas, puedes beneficiarte de todas las ventajas de ‘deporCIENCIA’.

Accede al dossier o la web y conoce todos los recursos que proporciona esta iniciativa.

270 visualizaciones0 comentarios